Bell, ¿Es una campana de alerta?

Escrito por Editorial N.613 / Revista Insurrección

 

Cuando el gobierno de Santos nombró esta semana, a Gustavo Bell como el nuevo jefe de su Delegación de Diálogo con el Ejército de Liberación Nacional, puede estar adoptando una medida de emergencia para mejorar su presencia en estos conversaciones, lo que constituiría este nombramiento en una “campanada de alerta” o también puede servirle al gobierno, para que “los salve la campana”.

 

Este nombramiento coincidió con el retiro de los representantes del ELN del Mecanismo Nacional de Veeduría y Verificación (MVV), como protesta por el colapso en que se encuentra este organismo tetrapartito (ONU, iglesia, gobierno, ELN), a causa de las posiciones intransingentes que mantienen los delegados de Santos; Que hacen más complejo y riesgoso cumplir el cese bilateral, pactado para que dure hasta el próximo 9 de enero.

 

El pasado 4 de septiembre, suscribimos el acuerdo del Cese al Fuego Bilateral, Temporal y Nacional (CFBTN), con “el propósito primordial de mejorar la situación humanitaria de la población, suspender acciones ofensivas y evitar incidentes armados entre la Fuerza Pública y el ELN”.

 

Así mismo acordamos que para el cumplimiento del acuerdo del CFBTN, se crearía un Mecanismo de Veeduría y Verificación, con el propósito de prevenir e informar cualquier incidente e hicimos un llamado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para que la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, hiciera parte y coordinara el Mecanismo acordado.

 

Sin embargo, el MVV no pudo cumplir su mandato, pues solo 5 de los 40 casos entregados a la instancia nacional fueron evaluados y calificados, y el MVV no pudo emitir recomendaciones a las partes, para prevenir y atender posibles incidentes o violaciones del acuerdo, como estaba estipulado en su mandato.

 

Los delegados del ELN al retirarse dejaron constancia, que:

 

* Luego de firmado el acuerdo del CFBTN con el gobierno, éste ha pretendido cambiar el espíritu de lo allí acordado y renegociar los acuerdos pactados.

 

* El gobierno unilateralmente, ha desplegado operaciones ofensivas contra el ELN. El 27 y 30 de octubre de 2017, realizó ataques a dos campamentos en los departamentos de Chocó y Norte de Santander y ha aumentado sus operaciones de copamiento militar y operaciones de registro y control, en lugares donde se encuentra nuestra fuerza de manera permanente.

 

* El gobierno no reconoció estas actuaciones como acciones ofensivas, por el contrario, ha reiterado en la Mesa Transitoria que continuará realizando estos ataques cada vez que considere que alguna estructura del ELN se encuentre actuando por fuera del acuerdo del CFBTN, sus protocolos o cometiendo otros hechos que ellos consideran ilícitos, bajo la justificación del cumplimiento de la Constitución y la ley.

 

* El gobierno ha desconocido el MVV como la instancia que debe cumplir el objetivo de prevenir incidentes, responder oportuna y ágilmente ante las eventualidades o contingencias e informar y calificar incidentes. Ha invalidado el MVV al adjudicarse unilateralmente la potestad de determinar cuáles hechos o actuaciones del ELN están en contravía del acuerdo del CFBTN, sin acudir al MVV.

 

* Tales actuaciones ponen en riesgo el acuerdo del CFBTN, pues van en contravía de las reglas y compromisos suscritos de “evitar incidentes armados entre la Fuerza Pública y el ELN”; “Evitar situaciones que pongan en riesgo el cumplimiento del Acuerdo de CFBTN” y ante todo el compromiso de “no realizar acciones ofensivas entre las estructuras del ELN y la Fuerza Pública”, elemento básico de un acuerdo de Cese al Fuego.

 

* El gobierno ha desconocido el propósito primordial del acuerdo del CFBTN de mejorar la situación humanitaria de la población, reduciendo el acuerdo del CFBTN a la suspensión de acciones armadas entre las partes. Se ha negado a reconocer su responsabilidad en los asesinatos y atentados contra la vida de personas de la población civil,  ocasionados directamente por la Fuerza Pública durante este acuerdo de CFBTN y no ha permitido que sean verificados y calificados por el MV&V.

 

* El ELN reitera su voluntad de cumplir el acuerdo de CFBTN hasta el 9 de enero de 2018, como hasta ahora lo ha hecho. Sin embargo, la Delegación de Diálogos ha decidido que sus delegados no participarán del MVV, hasta tanto no se resuelva este desacuerdo entre las partes.

 

* El ELN reitera que en el Quinto ciclo de la Mesa de conversaciones, previa evaluación, estaría dispuesto a discutir y pactar otro cese al fuego bilateral, que supere las falencias del actual acuerdo de CFBTN.

 

* Los delegados del ELN están dispuestos a acudir ante cualquier convocatoria que realicen los jefes de Delegación de la Mesa pública de conversaciones, para abordar los asuntos de su mandato.

 

* La Delegación de diálogos del ELN agradece a los países garantes de Cuba, Noruega, Brasil y Chile por su presencia y acompañamiento, y a la Misión de Verificación de Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal por los esfuerzos realizados en el MVV.

 

La palabra la tiene el gobierno; De él depende que las conversaciones de paz se puedan realizar cobijadas por un cese  bilateral y no, en medio de la guerra.

Categoría: