youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

No al Plebiscito

Escrito por Editorial N.517 / Revista Insurrección

En la medida en que los asuntos más importantes de un proceso para buscar la paz, sean por la vía de la imposición, la posibilidad real de ella será más lejana y difícil de concretar.

En el proceso de diálogos y acuerdos entre el Gobierno y las FARC, uno de los primeros escollos surgió cuando el Gobierno del presidente Santos diseñó, de manera unilateral, la iniciativa de la llamada Justicia Transicional, la cual al final logró llegar a acuerdos con esa fuerza insurgente.

Sin embargo, varios puntos sustanciales de dicho acuerdo han despertado importantes reparos y críticas en diversas expresiones sociales y voces en Colombia y el exterior, por lo que se considera, producen altos niveles de impunidad para el Estado, principal responsable de más de 60 años de conflicto donde es evidente el terrorismo de Estado con millones de víctimas, las cuales no se sienten interpretadas en dicho acuerdo, además de no haberse sentido partícipes del diseño del mismo.

Ahora aparece otra decisión unilateral del presidente Santos, quien pretende imponer la figura de un PLEBISCITO para refrendar los acuerdos de paz, y lo hace con un estilo autoritario, propio de un general. Así, es el gobierno quien pierde seriedad, violando las reglas de juego de la mesa, máxime cuando se trata de un asunto tan delicado, que requiere ser definido por consenso.

Estamos de acuerdo con los compañeros de las FARC, quienes exigen que un asunto como la figura para refrendar los acuerdos debe recoger el sentir de las partes. Nosotros agregamos que también debe tenerse en cuenta a las organizaciones populares y sociales que han padecido toda la devastación de la guerra, en cuanto a cuáles deben ser las condiciones y los mecanismos para transitar hacia la paz, pues es un irrespeto, solamente que se les consulte para que digan si o no a lo que ya está firmado.

Pretender el gobierno que la insurgencia simplemente se sume a decisiones unilaterales, es seguir empeñado en la continuidad de políticas que solo comulgan con el sentir de una minoría empotrada en el poder y acostumbrada a excluir al resto de la sociedad. Ese ha sido hasta ahora el camino escogido por la oligarquía y hace parte de las causas de esta crisis estructural que tiene a Colombia despedazada en la guerra. Buscar la paz, con los mismos métodos autoritarios cuestionados por las grandes mayorías, es un despropósito.

El ELN, desde que desarrollaba diálogos de paz con el gobierno de Pastrana hace 17 años, planteó la necesidad de un proceso ampliamente participativo, denominado en ese entonces Convención Nacional, el cual buscaba que se plantearan los principales problemas del país y sus alternativas, para luego desembocar en una Asamblea Nacional Constituyente, como mecanismo que refrendara los acuerdos de Paz en un nuevo consenso nacional.

A propósito de dicha discusión, vale la pena retomar las discusiones al respecto con todos los interesados y decirle NO a un plebiscito de carácter autoritario.

La paz no se impone con arbitrariedades gubernamentales, sino que se consensua con toda la población, construyendo los cambios que necesita Colombia para superar las causas que generaron el conflicto. Sólo así la Paz será auténtica y duradera.  

Categoría: