background
logotype
image1 image2 image3

Inicio

¿Quién Desfalca al Sistema de Salud de los Militares?

En días pasados se hizo público el gran desfalco al sistema de salud de las fuerzas militares. 35 personas, entre ellas, 15 militares activos, 17 en retiro y 3 civiles, fueron detenidas bajo cargos de concierto para delinquir, prevaricato por acción y omisión, falsedad ideológica, entre otros delitos. Se les acusa de desviar cerca de 312 millones de pesos para expedir certificados falsos de pensiones por invalides, indemnizaciones, entre otros documentos, por los que se cobraban entre 20 y 40 millones de pesos.

¿Qué hay detrás de este fenómeno de corrupción al interior de las fuerzas militares? ¿Por qué los medios de comunicación informaron sobre lo sucedido, sin profundizar las causas de dicho problema? ¿Qué respuesta ha dado el gobierno nacional?

 

¿Quién controla el presupuesto?

En primer lugar, es necesario señalar que el presupuesto de las fuerzas militares ha venido aumentando de manera sostenida, y que aunque estos recursos provienen de los aportes de todos los colombianos y colombianas, son de control exclusivo de los altos mandos militares y civiles, dejando a la ciudadanía excluida de su control y veeduría, condición que aplica al manejo general de las Fuerzas Militares.

Por eso, fenómenos de corrupción como el sucedido (y otros que seguramente no conocemos) están a la orden del día, que debido al hermetismo con el que son manejados, generan un círculo vicioso de impunidad, pues los implicados son al mismo tiempo juez y parte.

De esta manera las causas de la corrupción quedan sin esclarecerse, cubriendo a los verdaderos responsables: altos mandos militares y civiles al servicio de las FF MM. Desde el comandante de las Fuerzas Militares, General Jaime Lasprilla, pasando por el ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón; hasta el Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, el presidente Juan Manuel Santos, han eludido su responsabilidad.

 

La solución a la corrupción es la democratización

La propuesta del ministro Pinzón es más de lo mismo, pretendiendo hacer una reforma a las Fuerzas Militares a puerta cerrada llamada: “Plan de Transformación y Futuro de las Fuerzas Armadas”, que mantiene intacta la estructura militar impidiendo una transformación, que apunte hacia su democratización y el control público.

Democratizar las fuerzas militares implica reorientar la doctrina militar en al menos tres aspectos:

Primero: Desclandestinizar la labor de las FFMM propia de la doctrina contrainsurgente, que ubica al enemigo interno como un actor difuminado en la sociedad civil; Segundo: Subordinar el manejo de las fuerzas militares al poder civil y en función de la soberanía nacional; Tercero: construir mecanismos de participación civil, que permitan ejercer control y veeduría sobre la fuerza pública.

 

Ilegalidad para salir de la guerra

La compra de pensiones y falsas indemnizaciones son muestra de la difícil realidad que viven los soldados y policías enfrentados a la guerra, que como trabajadores también son precarizados. Esto pone sobre la mesa de nuevo, la necesidad de ponerle fin a la guerra, pues quienes están tras los escritorios llaman cómodamente a incrementar la confrontación, desconociendo los llamados de paz del pueblo colombiano, del que hacen parte los integrantes de la fuerza pública puestos en terreno.

2015  Voces de Colombia   Diseñado por: Equipo Digital ELN