background
logotype
image1 image2 image3

Inicio

El Presidente Santos le Debe una Explicación a Colombia

Las declaraciones de la ex-subsecretaria de defensa de los Estados Unidos, Mary Beth Long sobre el futuro de las Fuerzas Armadas colombianas los pasados días, dejan una preocupante sensación profundizada por el silencio del presidente Santos sobre el tema.

El 31 de Marzo, el gobierno colombiano, en cabeza del ministro de defensa Juan Carlos Pinzón, organizó una mesa de expertos para hablar del papel de las FF. AA. en un escenario de postconflicto. Este contó con la presencia, entre otras, de Mary Beth Long, exfuncionaria estadounidense del gobierno Bush, vinculada a la CIA y otros organismos de seguridad y defensa, quién expresó que: “Los militares (Colombianos) están estudiando otras amenazas en la región que pueden representar sus vecinos como es Venezuela, y prepararse para esas eventualidades, y los felicito por ello porque hay otros desafíos en el horizonte, y su fuerza pública, su liderazgo y su policía ya se están preparando para eso”.

 

La doble cara de Santos con la paz

El gobierno colombiano no se ha pronunciado hasta la fecha para negar las alarmantes declaraciones de Long, entre otras, porque los medios y la coyuntura política de la Cumbre se han encargado de ocultarlas, dejando que el silencio de Santos hable por sí solo.

¿Cómo entender entonces, las intenciones de paz de un gobierno que exige con urgencia el fin del conflicto armado, mientras pone a plena disposición territorios, recursos y personal militar, al gobierno estadounidense para prepararse hacia una confrontación militar con el país vecino?

Santos ha tenido una doble cara frente a los abusos de Estados Unidos contra Venezuela. Ha dicho que quiere ser mediador entre estos gobiernos y sin embargo, las revelaciones de la exfuncionaria muestran lo contrario.

Nada más preocupante que seguir destinando al pueblo colombiano a una guerra sin fin, esta vez cambiando a su enemigo interno (la oposición política), por un enemigo externo impuesto por los intereses económicos y políticos del país del norte.

Es inaceptable engañar al pueblo colombiano hablando de un futuro en paz, cuando se está siendo cómplice directo de los planes guerreristas y anexionistas de Estados Unidos en la región. La paz de Colombia es la paz del continente y aquí no caben posiciones permisivas e incadas a la potencia norteamericana.

 

Militarización y disputa geopolítica del continente

Ahora bien, paradójicamente mientras se habla de paz y postconflicto, los proyectos de militarización en el continente se vienen fortaleciendo incluidos los de Colombia. En Costa Rica se vienen desplegando centenares de tropas estadounidenses; en México se invierten 1.500 millones de dólares en compra de armamento gringo; Perú ha recibido más de 3.500 militares estadounidenses como parte de una alianza militar, y en este mismo contexto, Colombia establece relaciones directas con la OTAN desde 2013.

La estrategia político militar del golpe blando y la misma experiencia en el accionar militar de los Estados Unidos han mostrado que, al tiempo que se genera inestabilidad política, económica y social en el país que se quiere controlar, se van fortaleciendo las bases militares para la ofensiva final, muchas veces legitimada por una guerra generada artificialmente entre dos países fronterizos.

Este parece ser el caso asignado por el imperialismo a algunos países de América Latina con relación a la Venezuela Bolivariana, según las palabras de la señora Long. Lamentablemente Colombia juega un papel destacado en esta ofensiva ideológica y militar donde la potencia el Norte busca tener de nuevo el control, de lo que hasta hace algún tiempo fue su patio trasero y que hoy se viene levantando como un territorio soberano.

Es claro que el gobierno estadounidense NO es el mejor consejero a la hora de hablar de paz y posconflicto, por ser uno de los países que más dinero invierte en su ejército y en el de sus aliados, convirtiéndose en responsable de gran número de guerras en el mundo. Porque entonces el Gobierno en cabeza de su ministro de guerra lo hace su asesor?

El ELN rechaza categóricamente las declaraciones hechas por la señora Mary Beth Long, por ir en contravía del clamor de paz del pueblo Colombiano y el mundo, exigiendo claridades por parte del presidente Juan Manuel Santos frente a las mismas. No se puede guardar silencio ante un tema tan delicado, por cuanto cuestiona los caminos de la paz que soñamos todas y todos en el país y la región, mucho mas cuando desde el gobierno del entonces presidente Chavez y ahora con el presiente Maduro, Venezuela se la ha jugado y se la juega por la paz de Colombia.

2015  Voces de Colombia   Diseñado por: Equipo Digital ELN