background
logotype
image1 image2 image3

Inicio

Ciudades Colombianas: Planes para el Capital o la Humanidad

Entrevista del Sistema Informativo Patria Libre (SINPAL) a William, militante urbano.

 

SINPAL: ¿Cuál es el modelo de ciudad que plantea el Plan Nacional de Desarrollo (PND)?

William: Este PND recoge elementos que trabajó el Departamento Nacional de Planeación en 2014, en lo que ellos llaman el Nuevo Sistema de Ciudades, con lo que buscan, además de un nuevo ordenamiento territorial del país, colocar a las ciudades en función de unos proyectos de conexión. Por ejemplo la zona magdalena medio, lo que es Barrancabermeja con el tema del petróleo, Bucaramanga con el tema de servicios. Barranquilla como puerto de exportación, que profundizan el modelo actual.

Dentro de eso, las ciudades están en función del capital, de la densificación, hay una fuerte transformación de las ciudades hacia el componente de servicios: turismo, salud, educación. Aquí las constructoras vienen dejando grandes impactos en todas las ciudades.

 

SINPAL: ¿Cuál es la base de esos nuevos POTs?

William: La ley 388 y sus reformas, plantea los Planes de Renovación Urbana (PRU), manifestando la necesidad de hacer transformaciones, porque por ejemplo, el caso de los centros urbanos antiguos, para ellos “se ven feos, no generan ningún tipo de desarrollo, se desperdicia mucho espacio”, en medio de eso proponen que lo necesario son proyectos de densificación urbana que beneficien los estratos altos.

Ahí empieza la ejecución de esos planes de desarrollo locales, a través de la ejecución de planes parciales. Una política que vienen aplicando a todas las ciudades y que ha venido generando acumulación y especulación sobre el precio de la vivienda y el suelo.

 

SINPAL ¿Cómo los PRU afectan la ciudad y sus pobladores?

William: Un principio de los PRU, es que los proyectos de transformación en la ciudad no pueden ser formulados de manera individual, sino que condicionan al propietario a generar un proyecto en asociación. Sabemos que los estratos populares no tienen la capacidad de desarrollar tales proyectos, ni individual ni colectivamente.

Entonces si el propietario del predio no puede ejercer la renovación, está el capital financiero y las constructoras que si pueden ejecutarla, pero excluyendo a los propietarios. Si no acogen estas reglas, entraría la expropiación de los predios desplazando a los pobladores y desnaturalizados del territorio.

Donde el capital quiere ''desarrollo'', no hay cabida para vendedores ambulantes, sitios históricos, puntos de encuentro juveniles y familiares. La propuesta que ellos tienen es excluyente, choca con los intereses de la comunidad y el derecho a existir.

 

SINPAL: ¿Dónde queda el medio ambiente y los espacios verdes en estos planes?

William: Desafortunadamente el medio ambiente no es tenido en cuenta en ninguna ciudad dinamizada por el capital, más bien son depredadoras de los bienes naturales. Las urbes están consumiendo mucho y generan residuos que contaminan y afectan a la naturaleza.

Las ciudades son ''selvas de cemento'', los parques, que eran los pulmones de las ciudades, hoy están llenos de asfalto, no tienen armonía con la naturaleza. Por el contrario, su agresividad ha generado graves problemas de contaminación, por efecto de los gases que expulsan los vehículos, el humo de las fábricas y las basuras. Eso obviamente transforma el clima y empieza a construir una nueva imagen cultural de la gente, otro patrón de comportamiento

Las constructoras por ejemplo, por medio de los concejales que colocan, hacen cambios en el uso del suelo para avanzar en la expansión urbana, desarrollando proyectos de tipo habitacional, empresarial y comercial, invadiendo y afectado de manera drástica las cuencas hídricas.

El POT de las ciudades se debería hacer al rededor del medio natural, alrededor de las cuencas hidrográficas, generando condiciones que nos permitan defender la naturaleza, el agua y las montañas, de la depredación que hacen las construcciones. Creo que este es el reto de los procesos populares, debemos proteger el bien natural y en ese sentido, generar lazos efectivos y armoniosos entre el campo y la ciudad.

 

SINPAL: Hay dos factores críticos en las ciudades: la vivienda y el Transporte (STM) ¿Qué contempla el plan frente a esto?

William: Referente a la vivienda, la llegada de población desplazada, ya sea de afuera de la ciudad o al interior de ella va generando todo un fenómeno de autocontrucción en las periferias, por el costo de la tierra. A estos sitios se le llama asentamientos urbanos.

Frente a esto, la política de vivienda que tiene el gobierno nacional no es digna. Ofrece casas reducidas generando más problemas a quien se le asigna, ya que no se solucionan otras situaciones como el empleo, educación, salud o el transporte, ¿cómo la gente se puede sostener así? A demás, muchas de estas viviendas ya presentan fallas estructurales, porque se construyen en zonas no aptas, marginales, donde hay proyectos industriales que necesitan mano de obra.

Quienes sacan provecho son las constructoras. Para ellas es un negocio redondo, porque son los dueños del suelo, han desalojado a los pobladores naturales y comprado las tierras para después subir el precio de estas, a medida que se desarrolla la infraestructura vial, comercial y de servicios.

Realmente no brindan ninguna solución a las personas ubicadas en los asentamientos, sino que prima el interés del sector privado. Es más, en zonas suburbanas se desarrollan Centros Poblados, que privatizan territorios para que los ricos de la ciudad puedan vivir lejos, en lugares tranquilos, dotados de las mejores condiciones. En últimas, la tenencia de la tierra está concentrada en las mismas familias, pero es una burbuja que en algún momento va a generar una explosión social.

Frente al transporte no cabe duda que es imposición del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, que utiliza recursos públicos para generar los Sistemas de Transporte Masivo en las ciudades, que pasan a ser administrados por el sector privado.

Eliminan el sistema tradicional de trasporte público, generado el crecimiento de la informalidad. Quienes tienen un carrito o una moto, como no tienen otra opción de vida, les figura rebuscar y volverse transporte colectivo. Pero en ultimas se esconde la realidad de cómo el sector privado se ha apoderado de los recursos y ha privatizado las vías para ponerlas en función del STM.

Finalmente, no cumplen la promesa de ofrecer un transporte cómodo, ambiental y eficiente como se necesita. Por el contrario, generan un trauma y problemas de seguridad en las ciudades. Lo que les importa es transportar masivamente como si fuéramos ganado y no un transporte digno para la población.

 

SINPAL: ¿Cuáles son los procesos de resistencia que tienen los pobladores urbanos?

William: En las ciudades han incremento las movilizaciones, luchas populares y los procesos que resisten al modelo que se viene imponiendo.

La gente se organiza contra las zonas francas, contra el desalojo, rechazan el “Plan Centro” en Bogotá y en Cali el “Ciudad Paraíso”, como parte de las definiciones de los planes parciales.

Se han reactivado otras formas organizativas de la comunidad al rededor del comité cívico, procesos juveniles que vienen construyendo propuesta de ciudad, otros sectores que vienen siendo directamente afectados como los trabajadores informales, como los moto-trabajadores y vendedores ambulantes se vienen organizando en sindicatos, exigiendo ser partícipes de la construcción de ciudad, defendiendo su derecho a existir, a tener un trabajo, vivienda y condiciones para la vida digna.

2015  Voces de Colombia   Diseñado por: Equipo Digital ELN