youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

El Cambio Climático: Una Amenaza para la Humanidad y la Vida

Escrito por José María Alcantuz del FTIMH

Desde el 30 de noviembre, hasta el 12 de diciembre, se reúne en París la XXI Conferencia Mundial sobre el Cambio Climático (COP21), con la presencia de 20 mil delegados de 195 países, entre ellos los principales líderes mundiales y presidentes de las potencias industriales.

Por América Latina se destaca la presencia de los presidentes Rafael Correa y Evo Morales, a quienes correspondió la presentación de la propuesta emanada de la II Conferencia de los Pueblos Sobre el Cambio Climático y Defensa de la Vida (CMPCC), reunida del 10 al 12 de octubre del 2015 en Tiquipaya, Cochabamba, Bolivia.

 

Propuesta de los pueblos

En las intervenciones de estos dos líderes latinoamericanos, expresaron:

* La pregunta de hoy no es “si podemos seguir progresando”, sino “si podremos seguir viviendo”.

* Los 16 países más desarrollados producen el 70 por ciento de Dióxido de Carbono CO2, causante del efecto invernadero, que afecta fundamentalmente a los países menos industrializados.

* Estos países desarrollados no han pagado la deuda ecológica que han causado.

* Han desaparecido cientos de pueblos y culturas en razón de las políticas de dominación y explotación capitalista.

* Latinoamérica posee el pulmón más grande del mundo, la mayor diversidad de vida y agua potable, pero está frenada en su desarrollo y es pasto del ataque de las multinacionales, que ven con avaricia la potencialidad de los recursos para apropiárselos. Si se quiere mantener está reserva estratégica, los países desarrollados deben pagar el lucro cesante a los pueblos de Suramérica, porque “No se puede seguir privatizando la riqueza y socializando las pérdidas”.

* La Conferencia de París deberá producir un Tratado que sea vinculante a todos los países, para la protección del medio ambiente, de la madre tierra y de la vida.

* Se deben acordar incentivos a los países que incrementen en su política de desarrollo, nuevos recursos no contaminantes.

* Se exige la elaboración de la Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza.

* Se exige la creación de una Corte Internacional de la Justicia Ambiental Global, que penalice a los países y gobiernos, que no cumplan con los Derechos de la Naturaleza.

* Debemos salvar a la Madre Tierra para salvar la vida, no podemos permanecer callados ante el desastre que se avecina.

A grandes problemas, grandes remedios

El presidente Obama habló de los esfuerzos que realiza su país y su gobierno, para cambiar la energía contaminante por energía limpia especialmente eólica. El presidente Putin ilustró los adelantos científicos y técnicos, que realiza Rusia por energía limpia. No obstante no se ve que haya un compromiso efectivo en estos planteamientos, que conduzcan a una solución a corto plazo.

La conferencia de científicos del mundo que pidieron una serie de medidas, para salvar al planeta, fueron presentadas en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC); quienes argumentaron que ya se llegó a un punto irreversible del calentamiento global, y para que por lo menos éste no sea tan rápido, hay que frenarlo, para que no cause en un corto plazo el exterminio de la vida en el planeta.

 

En la COP de 1992 realizada en Brasil, el compañero Fidel Castro hizo esta histórica reflexión:

“Si se quiere salvar a la humanidad de esa autodestrucción, hay que distribuir mejor las riquezas y tecnologías disponibles en el planeta. Menos lujo y menos despilfarro en unos pocos países, para que haya menos pobreza y menos hambre en gran parte de la Tierra. No más transferencias al Tercer Mundo de estilos de vida y hábitos de consumo, que arruinan el medio ambiente. Hágase más racional la vida humana. Aplíquese un orden económico internacional justo. Utilícese toda la ciencia necesaria para un desarrollo sostenido sin contaminación. Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa. Desaparezca el hambre y no el hombre”.

 

Las potencias dañan, los pueblos sufren

Los efectos del cambio climático afectan la vida de cerca de 690 millones de niños, que serán las próximas víctimas por vivir en las zonas mas expuestas y peligrosas a dichos efectos; 530 millones en las zonas mas vulnerables a las inundaciones y 160 millones sufrirán los efectos del calor y las sequías; efectos denominados respectivamente La Niña y El Niño.

En los debates de la COP21, los países desarrollados se niegan a incluir en la agenda, temas cruciales, como la seguridad alimentaria, las patentes y los transgénicos; la contaminación de los océanos; el deshielo especialmente en el Ártico y la biodiversidad, los desplazamientos y la Amazonía.

La Amazonía es considerada “el pulmón de la tierra”, dado que otras zonas de reserva forestal en otros continentes están semidestruidas o han dejado de existir. Este sistema representa la mayor biodiversidad animal y vegetal del planeta, así como la mayor fuente de agua dulce. Esta riqueza vital está siendo codiciada por los imperios y sus multinacionales, especialmente por el imperialismo norteamericano.

El deshielo de los glaciales del Ártico y del Antártico causado por el cambio climático, aumenta el nivel de los océanos amenazando con grandes inundaciones, especialmente en las zonas costeras con la consecuente destrucción de ciudades enteras, miles de muertos, maremotos y grandes cambios en la temperatura y los vientos.

Las corrientes submarinas de agua caliente del Caribe hacia el noroeste de Europa, contribuyen a calentar el medio ambiente en estos países, pero el deshielo especialmente en el Ártico (Groenlandia), hace que fluyan corrientes de agua helada en sentido contrario, aumentando considerablemente el frío y empiezan a causar muertes en varios países.

La destrucción de los arrecifes de coral causada por la contaminación de los océanos destruye el hábitat de cientos de especies marinas, causando la hambruna a millones de personas y el desplazamiento de otras especies.

Por último, los Estados Unidos y China producen el 50 por ciento de la contaminación, que causa el calentamiento global y se niegan a aceptar un Tratado vinculante, que obligue a los países más desarrollados a limitar el daño ecológico que producen.

Esta situación afecta el ánimo, pues de no superarse esta negativa se llegaría a un final de la Conferencia, sin que se haya logrado una solución al más grave problema que enfrenta la humanidad.

Categoría: