Para el alcalde Enrique Peñalosa la venta de la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB), es la supuesta mejor opción para los bogotanos. La alcaldía de Peñalosa cuenta con menos del 20 por ciento de favorabilidad, por su gestión anti popular, incluida la venta a menosprecio de la ETB, decisión que afectará los intereses de todos los habitantes de la capital.

 

El plan de ventas del alcalde

Desde que Peñalosa hizo pública la propuesta de Plan de Desarrollo, se conoció su plan de privatizaciones a favor de   la élite bogotana, aprovechando que se tomaron la alcaldía de la capital.

Así él configuró un nuevo plan de ventas de bienes públicos, donde la ETB fue uno de los negocios mas apetecidos. El alcalde argumentó, que “Bogotá está en déficit para cubrir los ambiciosos planes de salud y educación”, y que la venta de empresas públicas -consideradas ineficientes-, son la mejor solución para financiar estos planes.

Hábilmente ocultaron durante las sesiones del Concejo de Bogotá, que existe una mayoría en contra de este plan, quienes demuestran que la ETB es una empresa que deja amplias ganancias, siendo esta la verdadera razón de su venta. Se saboteó a la ETB a partir de un plan de ineficiencia comandado por la misma familia de Peñalosa, que se encontraba en la Junta Directiva, justificando su venta no precisamente para financiar la salud, sino para financiar Trasmilenio S.A., el negocio privado de la familia del alcalde. 

Las Audiencias Públicas en el Consejo se convirtieron en un espacio de oídos sordos, donde la aplanadora burocrática del alcalde impuso 31 votos a favor de la venta, sobre los 12 concejales que votaron en contra; decisión que ha  generado un acreciente indignación popular.

 

La indignación popular en contra del despojo

Desde el día siguiente a la aprobación del Plan de Desarrollo, los sindicatos de ETB, junto a diversas organizaciones sociales y procesos ciudadanos, iniciaron la propuesta de Cabildo Abierto y revocatoria a Peñalosa.

Las cerca de 700 mil firmas fueron radicadas la semana pasada para la revocatoria del alcalde, son fruto de un amplio descontento con el Plan de Desarrollo del Peñalosa, al no representar de ningún manera los intereses de la mayoría de los bogotanos. La mala gestión del alcalde ha generado una nueva forma de organización ciudadana, que no se veía desde hace varias décadas en la capital, al recoger una conciencia crítica por la defensa de lo público.

Amplias movilizaciones con una propuesta de “Ciudad al servicio de la gente”, han llenado las calles bogotanas. Detrás de la defensa de lo público, se encuentra un nivel de organización que en la actualidad es capaz de revocar el mal gobierno y exige participación directa del pueblo en la toma de decisiones sobre el futuro de la ciudad. 

 

Cabildo abierto y participación ciudadana

Uno de los primeros logros del movimiento anti Peñalosa ha sido la convocatoria a un Cabildo abierto, a partir de una recolección de 44.960 firmas, que generó dos sesiones de trabajo donde el gobierno capitalino debía explicar las razones de la venta de la ETB, a mas de 800 asistentes, y tener en cuenta las opiniones de la anyoría que está en contra de la privatización de bienes públicos.

La realidad es que así como la participación en las Audiencias Públicas del Plan de Desarrollo y el desconocimiento del movimiento anti Peñalosa, el Cabildo Abierto se convirtió en un control social para el gobierno distrital.

Las palabras de Jorge Castellanos, el gerente de la ETB,  evidencian la nula importancia que para la élite colombiana tiene la participación del pueblo: “Vamos a asistir al cabildo pero la decisión está tomada”.

Cuando el Ejército de Liberación Nacional se refiere a la solución política del conflicto, se refiere también a la apertura democrática que la clase en el poder le ha negado a las mayorías; la decisión sobre el futuro del patrimonio público es responsabilidad de todos los bogotanos y la participación política es un indicativo de voluntad política a favor del cambio. Será el pueblo a través de la lucha el que confronte a esta élite ante su evidente falta de voluntad e , se tome el gobierno de la capital y reafirme que la participación del pueblo seguirá siendo la base de las transformaciones que necesita Colombia.

Tagged Under