youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

El Regalo de Ecopetrol a Pacific Rubiales

Escrito por Marco Martínez

En Colombia ningún proyecto político, económico, militar o técnico se ejecuta sin antes contar con el aval y permiso de los EE.UU. Ésta ha sido una política aceptada históricamente por los diversos gobiernos nacionales, quienes mantienen una relación de dependencia con el imperio norteamericano. Llevando a que la más mínima obra de infraestructura o proyecto económico se defina de acuerdo a los intereses extranjeros y no de acuerdo a los intereses y necesidades de la nación.

 

En el corazón del despojo

Durante años hemos escuchado que Barrancabermeja está ubicada en el corazón de Colombia, tanto por su ubicación geográfica y estratégica, como por el papel que juega en la industria de hidrocarburos. Esto ha hecho de la ciudad un centro de disputa permanente.

Hoy el control político y militar de Barrancabermeja está en manos del Estado y sus paramilitares, quienes se apoyan en informantes e infiltrados en empresas y organizaciones sociales y en cobros extorsiones al comercio. Bajo tal control territorial, el Estado y sus paramilitares adecuaron para Ecopetrol y la Occidental Petroleum los viejos campos petroleros de La Cira y Tora en el Magdalena Medio, mediante masacres y desplazamientos de las sus poblaciones.

El objetivo principal al que responde la ofensiva militar y paramilitar es garantizar las grandes inversiones y proyectos extractivistas; como son: la Hidroeléctrica del Río Sogamoso, con una inversión de 2 billones de pesos, cuyo embalse entrará en operación comercial a finales del 2014; la Ruta del Sol que cuenta con una inversión de 6 billones de pesos, que une el centro del país con la costa Atlántica; la Gran Vía Yuma, con una inversión de 260 mil millones de pesos, que conectará el oriente con el occidente del país; la Plataforma Logística Multimodal, el Plan Maestro de Industria, el Plan Portuario para Barrancabermeja y lo que se ha denominado la Súper Vía, que es la conexión Barrancabermeja-Bucaramanga.

 

La modernización de la refinería de Barranca

A la par con el inicio de estos proyectos se encuentra, el Plan de Conversión y Modernización de la Refinería de Barrancabermeja 2011-2015, que dispone de una inversión por 3.386 millones de dólares, unos 6,8 billones de pesos, aprobada por la Junta Directiva de Ecopetrol el 13 de mayo del 2011.

Las instalaciones quedarán en capacidad de procesar más de 180 mil barriles diarios de crudos pesados, y proveer hasta 50 mil barriles diarios de Nafta, un diluyente requerido para el transporte de crudos pesados. Es decir, que Barranca alcanzaría una capacidad de refinación de 430 mil barriles diarios (BD), 250 mil de crudo liviano y 180 mil BD de pesados.

La capacidad actual de refinación de Colombia es de 342 mil BD, si le sumamos los 180 mil BD que se obtendría con las mejoras a la refinería de Barranca, y otros 20 mil BD de Reficar en Cartagena –una asociación Glencore-Ecopetrol-, sumaría 542 mil BD de refinación de gasolina y diésel.

 

Para quién trabaja la estatal petrolera

Con estas ampliaciones Colombia aumentaría en un 58 por ciento su capacidad de refinación, que poco beneficia al país, ya que el consumo y demanda interna está en 308 mil BD, sin contabilizar los 40 mil BD de gasolina que entran de contrabando desde Venezuela.

La nueva capacidad refinación de 200 mil BD de crudos pesados, sólo va a beneficiar los intereses de Pacific Rubiales, de sus socios canadienses y derechistas venezolanos, que en conjunto son quienes producen estos crudos y quienes podrán exportar excedentes de crudos livianos de mejor calidad, que tienen un mejor precio internacional.

Pero el negocio no se queda sólo en la refinación de los crudos pesados de Pacific, sino que hacen otro excelente negocio, con la producción de los 50 mil BD de Nafta diluyente, que les servirán para transportar por el Oleoducto Bicentenario (OBC), sus crudos pesados hasta Barrancabermeja y Coveñas, evitando así importaciones de Nafta altamente costosa para esta compañía.

Esta situación deja ver como Pacific Rubiales es una de las empresas protegidas por Ecopetrol y el Estado, emblemática en la sobre explotación de sus trabajadores, impulsora y financiadora de grupos de paramilitares, para el control de sus operaciones petroleras en Puerto Gaitán, en el departamento del Meta.

 

Como si fuera poco

Los siguientes regalos, completan el panorama entreguista del régimen, con la multinacional Pacific Rubiales:

* Entrega del campo petrolero de Puerto Gaitán en el Meta a Pacific, tras haber sido descubierto por Ecopetrol y ésta haber asumido los costos de exploración. Fue un negocio hecho entre el ex-presidente de Ecopetrol Yanovich y Eframovich dueño de Avianca, negocio en el que después resultaron enganchados los canadienses y los derechistas venezolanos como dirigentes de este campo, que es actualmente el de mayor producción de crudo pesado en Colombia.

* La construcción del Oleoducto Bicentenario, para transportarle el crudo pesado, desde los llanos orientales hasta Barrancabermeja y al Puerto marítimo de Coveñas.

* La conversión y modernización de las refinerías de Barrancabermeja y de Cartagena, para procesar 200 mil BD más de crudos pesados y obtención de Nafta, que sólo beneficia a esta empresa.

Finalmente, hay que decir que Pacific Rubiales y Ecopetrol, han presionado a la Cancillería colombiana, para que le propusiera al Gobierno venezolano, que el Oleoducto Bicentenario –cuyo frente de construcción se encuentra Arauca-, pueda pasar por territorio venezolano-, maniobra que sobre la que existe un Memorando de intención firmado entre las dos Cancillerías; todo con la finalidad de esquivar los sabotajes de la guerrilla.

No hay que olvidar que dentro de Pacific Rubiales se agrupan y esconden todos los gerentes derechistas, acérrimos enemigos del Gobierno Bolivariano de Venezuela, como Luis Giusty, Arana, etc. Antiguos directivos de PDVSA, la estatal petrolera venezolana.

Queda esperar cómo responde el pueblo colombiano ante la pérdida del campo petrolero entregado por Ecopetrol a Pacific, y frente a la generalización que ésta hace de la dañina tecnología del fracturamiento hidráulico (Fracking).

Categoría: