youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Santos Reparte Mas Baldíos Que “Uribito”

Escrito por F. Nariño

El 3 de Octubre del presente año, mientras las organizaciones agrupadas en la Cumbre Agraria Campesina Étnica y Popular se preparaban para la instalación de la Mesa Única Nacional de Interlocución y Concertación, Juan Manuel Santos encargaba a su Ministro del Interior Juan F. Cristo, para presentar el proyecto de Ley sobre Baldíos, el cual no es otra cosa que una nueva contra reforma agraria. De esta manera Santos no sólo trata de engañar al movimiento agrario, sino que de paso le hace un esguince a los preacuerdos de La Habana, algunos de ellos, referidos a la democratización del acceso a la tierra.

Lo que salta de nuevo a la vista es que Santos maneja una doble agenda, porque habla de paz y equidad social, mientras sigue impulsando las políticas de despojo, tan en boga desde hace varios años. Por otra parte, esta Ley de Baldíos, le da continuidad a la locomotora agroindustrial y al Pacto Agrario acordado con los patrones en 2013, donde planteó la productividad de “un campo sin campesinos” y la reforma a la Unidad Agrícola Familiar (UAF).

Según informaciones de prensa, este nuevo engendro de Ley es un reencauche de la derrotada Ley de Desarrollo Rural del ex ministro Juan Felipe Arias (Uribito), la cual fue declarada inconstitucional, por ir en contra vía de los derechos fundamentales del campesinado y la sociedad, y por afectar la seguridad y soberanía alimentaria. Ese proyecto planteaba que los campesinos propietarios podían arrendar sus tierras para el desarrollo de proyectos agroindustriales, con el agravante, que durante la fase productiva perdían su derecho a decidir sobre su predio, derecho que pasaba al socio inversionista; en proyectos forestales o de palma aceitera implicaba perder el derecho sobre las tierras, durante 20 o más años.

La actual Ley de Baldíos está hecha con el mismo espíritu concentrador y despojador de “Uribito” y se mete a fondo con el ordenamiento territorial rural, al plantear la definición de Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico (ZIDRE), las cuales se constituyen con la fusión de tierras para la producción a gran escala, donde los campesinos ponen la tierra y los inversionistas el proyecto. Planeación Nacional y el Ministerio de Agricultura dejan para sí, la definición de cuáles regiones y qué tierras se constituirán como ZIDRE, luego de excluirlas como aptas para la economía campesina.

Colombia sigue necesitando de una reforma agraria integral y los baldíos deberían incorporarse, junto a los latifundios, a las tierras que deben ser entregadas al campesinado, quien ha sido permanentemente despojado y empujado a los márgenes de la frontera agrícola desde los años 50, del siglo pasado. Hoy se hace todo lo contrario a las necesidades del país, porque con éste proyecto de Ley se pretende legalizar el despojo de tierras, playones de los ríos, sabanas comunales y ciénagas, para entregarlas a empresas privadas, seguramente transnacionales, las cuales ya dieron sus primeros zarpazos hace unos años en la altillanura oriental, cuando empresas como Cargill, Mónica Semillas y los ingenios azucareros, adquirieron de forma fraudulenta, miles de hectáreas de ésta región.

Con este nuevo raponazo, Santos está sembrando nuevas décadas de conflicto social y armado.

Categoría: