youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

Mujeres en Lucha: Apuntes del Diario de Lola la Guerrillera

Escrito por Lola Chacón, dirigente histórica y combatiente elena

En la vida guerrillera las mujeres abordamos diversas situaciones según las circunstancias que se nos presentan. Una de tantas es la relación cotidiana entre hombres y mujeres, en el cumplimiento de diferentes misiones, hacia el fortalecimiento del proceso revolucionario. En el espacio guerrillero, se busca al máximo vivir, sentir ese sueño del socialismo, y como mujeres, percibimos más ese cambio, porque es una relación diferente entre el hombre y la mujer, a lo que se vive en cualquier espacio de la sociedad colombiana.

Para ratificar éstas ideas, pensemos un momento en la mujer campesina: tengo la oportunidad de hablar con miles de ellas, y ante la pregunta: ¿cómo es su vida como esposa? Varias me han contestado: “esto es duro, porque llevo más de 30 años detrás de éste lavadero y detrás de éste fogón... no tengo descanso, ni siquiera los días festivos”. Esta misma situación vive la mujer obrera, la maestra, las mujeres de los barrios populares y barrios marginados. ¿Qué podemos decir de las mujeres desplazadas de sus tierras?

Pero en la guerrilla, todo no es un proceso ascendente, pues hay momentos que salta el bicho del machismo, cuando el hombre se reafirma: “sí, yo soy más fuerte que cualquier mujer”... O viene la adulación a la mujer, cuando se establecen relaciones de pareja. Pero esa adulación no es gratis, el hombre busca que en la guerrilla se reproduzca la vida familiar del resto de la sociedad, para que la mujer lo atienda, le lave la ropa, etc.

Pesa en el ambiente rezagos no superados de discriminación, por ejemplo, si la mujer no mantiene una relación de pareja estable, se dice que “es una puta”, y muchas veces esto lleva a que no se le asignen responsabilidades de conducción; pero si el hombre no es estable en ese mismo aspecto, se ve como algo normal, y no constituye un impedimento para que asuma tareas de mando. Estos no son detalles tan sutiles, provienen de la formación que arrastramos de esta sociedad capitalista patriarcal.

Las mujeres decimos, hay que combatir el patriarcado, hay que combatir el machismo. Pero ¿Qué entendemos por el patriarcado? Una definición que a mí me gusta, la encontré el año pasado, en la revista Hacia la Construcción del Feminismo Campesino y Popular:

“Es un sistema de organización social, basado en un modo de dominación y poder cuyo paradigma es el hombre. Este orden asegura la supremacía de los hombres (lo masculino) sobre las mujeres (lo femenino). Se refleja en que los puestos claves de poder como el económico, político, religioso y militar se encuentran casi exclusivamente en manos de los hombres”.

Si el poder está en manos de los hombres, las leyes, las reglas de la sociedad se establecen desde su mirada; y claro está, así queda la mujer para la casa, para criar los hijos, y ¡mucho cuidado con ir a ser infiel! Mientras el hombre es el de la calle, el proveedor, pero no es algo individual; es un pensamiento social que en Colombia y América Latina viene desde la colonia. De ahí que nuestra lucha debe ser contra el patriarcado, contra el capitalismo y contra el colonialismo.

La batalla contra el patriarcado y por la vida en libertad para las mujeres es más dura -aunque paradojalmente sutil-, desde lo cultural. La lideresa italiana Silvia Federici, dice que:

“Aun cuando hay un marco institucional que favorece la lucha feminista, el machismo está presente y toda la apertura de los espacios a las mujeres ha significado triplicar el trabajo, es decir, ahora tenemos más jornadas adicionales además de las tradicionales (del trabajo productivo y el reproductivo); ahora estudiamos, hacemos trabajo comunitario, tenemos aún más sobrecarga y [el trabajo] no se ha redistribuido en la sociedad”.

Al plantear ésta problemática que afrontamos las mujeres frente al patriarcado, también buscamos alternativas, y de ahí surge la propuesta de analizar la realidad social, económica y política con Enfoque de Género, tema que profundizaré en un próximo artículo.

La lectura, la investigación nos permite aclarar dudas y nutrirnos de nuevas iniciativas, para avanzar en una forma más clara, en este proceso de construcción de mujeres y hombres libres de ataduras, que nos impiden ser libres en ésta construcción del ser humano con equidad y dignidad.

Categoría: