background
logotype
image1 image2 image3

Inicio

Bolcheviques del Líbano: Un Relato Insurgente (Parte II)

Arcesio Lemus se había hecho guerrillero siendo casi un niño. Él nos contaba los detalles de sus batallas en las guerrillas liberales de la época del 60. Llegó a ser guardaespaldas de Jacinto Cruz Husman, más conocido en la Violencia, como Sangre Negra y con sonrisa tierna nos decía "me hice guerrillero liberal no para lapidar, si no para que no me lapidaran".

La chulavita le había matado parte de su familia y en esas circunstancias no le quedó más que irse a la guerrilla liberal. Nos narraba que para 1958 en el departamento del Tolima, se cometieron más de 56 masacres bajo la junta militar de Rojas Pinilla y otras tantas en el gobierno de Darío Echandía. Diría él: "artificios del pacto del frente nacional" y que el gobierno de turno ofrecía recompensas para entregar o matar a los integrantes de las guerrillas liberales, cayendo asesinados casi todos a causa de esto.

Otro dirigente campesino del que nos contaba era don Exelino Gonzáles, hombre de temple, arador de la tierra, con mucha experiencia guerrillera e internacionalista, pues estuvo peleando junto a Fidel Castro en Cuba cuando la invasión de Bahía Cochinos en 1961. Era todo un orgullo para los campesinos que le conocieron y para sus compañeros de lucha en el Líbano.

El viejo Arcesio hablaba con profunda admiración de la vida de este humilde hombre de las montañas altas del Norte del Tolima. Nos contaba que quien lo había matado era un obrero de zapatería, que se había convertido en sicario del DAS, recién fundado en esa época. -"Imagínase la historia", nos decía el viejo, -"cuando le dieron la orden a ese informante de matar a Exelino, el mismo sicario le sugirió que se fuera del Líbano. Exelino se confió y lo mataron en una emboscada yendo para su finca cerca al pueblo.

Después de pasar la época de la Violencia en el Norte del Tolima, el viejo Arcesio vivió un tiempo en el Líbano hasta 1997. Su profesión, vendedor de jugos de naranja en el parque principal del pueblo: -"todos los días madrugaba a vender juguito de Naranja, pero a la par y por iniciativa campesina seguimos organizándonos desde un escenario amplio, sin necesidad de armas. Así que fundamos ASOPEMA (Asociación de Pequeños y Medianos Agricultores) a la que se integraron la mayoría de campesinos pobres y medios del territorio. Exigiendo en el paro cafetero del año 1995 en el parque murillo toro de la ciudad de Ibagué el desmonte de políticas de gobierno que afectaban la producción de café, entre otras exigencias".

-"La dirigencia de la Asociación no era de intelectuales de izquierda" decía el Viejo, -"si no de campesinos que, con toda esa experiencias vivida en los años de la violencia, asumimos la dirección de la Asociación por voto popular". Para finales de los noventa, se configuraban en el Norte del Tolima, la incursión de las Autodefensas Unidas de Colombia, como estrategia para frenar la creciente fuerza popular que aumentaba en el país.

La lucha revolucionaria del viejo Arcesio Lemus comprende una etapa grandiosa en la historia de del Tolima, pero fue en 1997 cuando decide integrarse a la insurgencia del ELN. El viejo lo hizo con amor, combatió junto a todos los guerrilleros liberales siendo casi un niño, organizo y proyecto al campesinado en los años 60s y 80s en la ANUC y ASOPEMA y fue pieza fundamental en la fundación del nuevo proyecto político militar producto de la nueva crisis social, EL FRENTE GUERRILLERO BOLCHEVIQUES DEL LIBANO DEL ELN. El asesinato de su amigo de lucha campesina Fernando Lombana, dirigente de ASOPEMA en una manifestación pacífica en Bogotá, lo hizo desempolvar su instinto Bolchevique. Con estos hechos dudo de la posibilidad de hacer política sin armas.

Decía a sus compañeros mientras tomaban juguito de Naranja, -"si el gobierno no cede en las demandas campesinas y lo que va a hacer es matarnos, esto puede tomar otro rumbo". Siempre le decía a sus compañeros de lucha cafetera, -"se aproximan nuevas épocas de guerra armada en la región y exterminio del movimiento cafetero en general" y recalcaba, -"si nos atacan nos defenderemos" y así, de nuevo profetizó la desgracia que se veía llegar. Su conciencia de clase hizo que convirtiera su puesto de Jugo de Naranja, en el núcleo de contactos encubiertos de la Guerrilla del ELN.

Por el año 1996 comienzo a tener memoria de él, pues le había ayudado a mi señor padre, después de sobrevivir de una masacre paramilitar en 1990 en Caldas. No lo recordaba muy bien. Llegué a ese puesto de jugos de Naranja, por un Tío mío que años atrás había militado en el PLA (Pedro León Arboleda) quien de un garrotazo que le zampó a un soldado en la ciudad de Bogotá, se había recuperado un FUSIL G3. Lo recuerdo verdecito y casi nuevecito, él se lo estaba dando, por medio del viejo Arcesio a los nacientes Bolcheviques.

El nuevo proyecto Bolchevique comienza a tomar forma. Los campesinos en las calles y su vanguardia en las montañas desarrollando un trabajo político-militar. Se arreglaban caminos, carreteras, puentes, cafetales, trapiches. Se forjó en el campesinado una conciencia de participación, de integración al calor de la lucha popular.  

Con el aumento de nuestra fuerza, se combate a la policía que había en los corregimientos, haciéndolos salir de ellos: Santa Teresa, Delicias, Junín, Tierra dentro, Frías, San Fernando. Preparando nuestra fuerza en el Combate, para enfrentar la llegada de los paramilitares, que ya venían haciendo estragos en todo el norte del Tolima.

2015  Voces de Colombia   Diseñado por: Equipo Digital ELN