youtube.com/1964eln,
@eln_voces

vocesdecolombia@eln-voces.com
tu_voz@eln-voces.com

El Mundo en 2015

Escrito por Comandante Pablo Beltrán

Si la humanidad y el planeta vamos mal, el sentido común aconseja tomar el camino de hacer los cambios necesarios, para lograr un Buen Vivir; pero, la minoría que se lucra con el desmadre de la mayoría, se opone a cualquier cambio; entonces, la lucha entre mantener el mismo camino o cambiarlo, continúa siendo el motor del mundo para el 2015 y los años venideros.

 

Arde el centro y en la periferia están los bomberos

Los países industrializados que son el corazón tradicional del sistema capitalista, siguen descargando la crisis económica en la mayoría de la gente de los llamados países ricos; antes apenas se la echaban encima, a los pueblos del Sur del planeta.

El nobel de economía Paul Krugman, dice que la solución está en provocar un tsunami, con el mismo alcance de una guerra mundial. Receta ensayada por los poderosos hace un siglo, que se llamó fascismo, consistente en desatar un destrozo mayor, que el mal que pretendían remediar.

Desde la periferia del mundo siguen avanzando alternativas socioeconómicas, que arrojan resultados mejores para la gente, las que mayoritariamente son de capitalismo mixto; entre ellas están las experiencias democratizadoras desarrolladas en América Latina y El Caribe, y el bloque de potencias emergentes denominado BRICS.

Las nuevas realidades socioeconómicas siguen configurando polos emergentes de poder, que avanzan en dirección a establecer un mundo multipolar, basado en la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, lubricado por el trato pacífico de los conflictos.

 

Se madura a los cuarenta

Los Estados Unidos y Vietnam siguen aliados en el sudeste asiático, ahora que se cumplen 40 años de la derrota infringida por los vietnamitas a los estadounidenses. Desde entonces, Washington ha librado numerosas guerras imperialistas, en su afán de curarse del “síndrome de la pérdida de Vietnam”, pero como todas las ha perdido, su mal empeora. ¿Cómo hubiera sido la historia si hace medio siglo, los EEUU hubieran tomado el camino del trato negociado y diplomático de los conflictos? ¿Cuándo estarán dispuestos a dejar la ruta de la guerra perpetua, teniendo en cuenta, que en ella sólo cosechan derrotas y empates?

Las últimas derrotas las cosechan los EEUU en su teatro de operaciones favorito, el denominado Mena (Medio oriente y norte de África, por sus siglas en inglés). Abandonaron Afganistán tras convertirlo en el narco Estado que exporta el 90 por ciento del opio y el 75 por ciento de la heroína que consume el mundo; salieron de Irak dejando instalada en el poder una elite más extremista; Egipto sigue abatido entre la dictadura militar y el fundamentalismo de los Hermanos musulmanes; Libia queda reducida a niveles de indignidad ni siquiera conocidos durante el dominio colonial; mientras Pakistán y Turquía toman distancia de Washington.

El teatro de guerra imperialista lo extendieron del Mena hasta Europa, para desgracia de los pueblos europeos, quienes ven cómo se acelera la descomposición de su proyecto de la Unión; en medio del esfuerzo bélico trazado por los EEUU, interesados en arrinconar a Rusia, atropellando a Ucrania.

La OTAN convertida en títere de los EEUU declara la guerra para derrocar al gobierno ruso, pisoteando las posibilidades comerciales de Rusia con la Unión Europea; con lo que obligan a Moscú a no dar un paso atrás en Ucrania.

 

Eurasia, ¿un peligro o un aliado?

Según el FMI, para 2015 los BRICS superarán por primera vez al Grupo de las cinco viejas potencias capitalistas (EEUU, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido), en cuanto a producción de riqueza, pues la de los BRICS alcanzará el 30,6 por ciento del total mundial, mientras la del G5 será del 28,4. Esta nueva realidad traslada aún más hacia Eurasia, el centro de gravedad del mundo.

La ofensiva de la OTAN hacia el este, acelera la alianza de Rusia con China, quienes siguen posicionándose como nuevas potencias, líderes de los BRICS; grupo más interesado en consolidarse como poder económico, que en responder los planes de guerra de los EEUU, los que por su dimensión ya pueden llamarse como la Tercera guerra mundial.

El contraste entre el declive del G5 y el ascenso del BRICS, ofrece una oportunidad de hacer alianzas; con la diferencia que las rancias potencias colocan el acento en la guerra imperialista de saqueo, mientras las nuevas enfatizan la defensa de la soberanía nacional y la paz mundial.

 

Bloques de poder mundial versus luchas nacionales

Los poderosos tratan de frenar la decadencia del capitalismo como sistema, incrementando el saqueo de los pueblos, que es resistido de múltiples maneras, en todos los rincones del planeta; lucha que reconfigura los bloques de poder mundial, que para unos significa la posibilidad de regeneración del viejo sistema y para otros implica crear alternativas que vayan más allá de él.

La geopolítica mundial marca la prioridad de la lucha anti imperialista, lo que conlleva el riesgo de alinearse en uno de los bloques enfrentados; opción que militariza las luchas en cada país y relega a planos secundarios los otros componentes de las luchas por el poder nacional.

Para el caso colombiano, supuestamente “la suerte está echada”, para desgracia de las mayorías nacionales, que nunca hemos sido consultadas, para decidir si compartimos o no, que el país esté enganchado a la maquinaria de guerra de la OTAN; como decidió y lo está manteniendo el régimen dominante. Decisión que entre todos, debemos echar atrás.

Categoría: